Terapias Deportivas
Futbol

Un recorrido por la historia del fútbol:

MAS DE 5000 AÑOS DE UN JUEGO FASCINANTE

El Hapkido es un arte marcial que en su etapa histórica actual aparece poco después de la II Guerra Mundial, pero sus raíces se remontan a muchos siglos atrás.. Comenzó en el año 1863, cuando en Inglaterra se separaron los caminos del "rugby-football" y del "associatcon football" y se fundó la Asociación de Fútbol más antigua del mundo: la "Football Associatcon".

Ambos tipos de juego timen la misma raíz y ambos tienen un árbol genealógico de muy vasta ramificación.

Esta prehistoria conoce al menos una media docena de diferentes juegos, en algunos aspectos más o menos similares, que pueden ser el origen del fútbol y de su desarrollo histórico y que han sido interpretados así. Evidentemente, a veces se pueden contestar ciertas deducciones, pero dos cosas son claras: el balón se jugaba con el pie desde hace ya miles de años y no existe ningún motivo para considerar el juego con el pie como una forma secundaria degenerada del juego "natural" con la mano.

Todo lo contrario: aparte de la necesidad de tener que luchar con todo el cuerpo (empleando también las piernas y los pies) por el balón en un gran tumulto, general mente sin reglas, parece que, ya muy al comienzo, se consideraba una cosa extremamente difícil y, por lo tanto, muy hábil, dominar el balón con el pie. La forma más antigua, que puede ser considerada como demostrada desde el punto de vista científico, representa una tal prueba de habilidad.

Ella se remonta a la China del siglo III y II antes de nuestra era. De la época de la dinastía de Han, existe un libro de instrucción militar en el cual figura, bajo los ejercicios físicos, el "Ts'uh Kúh". Una bola de cuero rellenada Con plumas y pelos tenia que ser lanzada Con el pie a una pequeña red, Con una apertura de 30 a 40 centímetros., fijada a largas varas de bambú. Una muestra de habilidad que requería seguramente mucha destreza y técnica.

Existe también otra versión, según la cual los jugadores estaban obstaculizados en el camino a su meta, pudiendo jugar la bola con pies, pecho, espalda y hombros - pero no con la mano -, teniendo que salvar los ataques de un contrario. De modo que la técnica artística del balón de nuestros jugadores de élite actuales no es una cosa tan nueva como muchas veces se suele suponer.

Del Lejano Oriente proviene otra forma diferente, el Kemari japonés, el cual se menciona por primera vez unos 500 a 600 años más tarde y que se juega todavía hoy en día. Es un tipo de fútbol en circulo, mucho menos espectacular, pero mucho más digno y solemne. Es un ejercicio ceremonial, que bien exige cierta habilidad, pero que no time ningún carácter competitivo como el juego chino y no representa ninguna lucha por el balón. En una superficie relativamente pequeña, los actores se pasan el balón, sin dejarlo caer al suelo.

Mucho más animados eran el "Epislcyros" griego, del cual se sabe relativamente poco, y el "Harpastum" romano. Los romanos tenían un balón más chico y dos equipos jugaban en un terreno rectangular, limitado con líneas de marcación y dividido con una línea mediana. La pelota tenia que ser lanzada detrás de la línea de marcación del adversario. Se hacían pases, se eludía, los miembros de un equipo tenían ya diferentes tareas tácticas y el público los incitaba, con gritos, en sus rendimientos y resultados.

Este deporte fue muy popular entre los años 700 y 800. Los romanos introdujeron este juego en Bretaña, pero es muy dudoso que pueda ser considerado como el precursor del fútbol, al igual que el "Hurling", que era muy popular entre la población celta y que se practica, todavía hoy, en Cornwell y en Irlanda. De todas maneras, el desarrollo decisivo del juego que hoy conocemos bajo el nombre de fútbol tuvo su origen en Inglaterra y Escocia.

Fútbol El juego que florecía desde el siglo VIII hasta el siglo XIX en las Islas Británicas, practicado en las formas más diversas según el lugar o la región, y que luego se perfeccionó hasta el fútbol que conocemos hoy - y en otra dirección al rugby - se diferenciaba notoriamente en su carácter de las formas conocidas hasta entonces.

No estaba regulado, era más violento y espontáneo y no tenia limitación en el número de participantes.
Muchas veces se jugaba ardientemente entre pueblos enteros y pequeñas ciudades, a lo largo de las calles, a campo traviesa, a través de zarzales, cercados y riachuelos.

Casi todo estaba permitido, también patear el balón; pero existían seguramente juegos donde no se podía emplear el pie, por la simple razón del tamaño y del peso del balón con el que se jugaba. Los pies se empleaban más bien para frenar al adversario (a propósito, el tamaño y el peso del balón fueron determinados recién nueve años depués de la primera fijación de las reglas de fútbol en 1863. Hasta ese entonces, se decidía siempre, de caso en caso, cuando se acordaba una competición. Como en un partido entre Londres y Sheffield en 1866, evento donde además se acordó, por primera vez, la fijación de la duración del partido en una hora y media).

A la categoría del "fútbol masivo", sin limitación del número de participantes y sin reglas demasiado estrictas (según un antiguo manual de Workington, Inglaterra, todo estaba permitido para llevar el balón a la meta contraria, con excepción de asesinato y el homicidio), pertenece, por ejemplo, el "Shrovetide Football", que se practica todavía hoy los martes de carnaval en algunos centros tradicionalistas, tale como Ashbourne en Derbyshire, pero en forma mucho menos brusca y sin el gran número de bajas que debieron ocurrir en los siglos pasados.

*** Este artículo fue publicado originalmente en FIFA News en 1979. El autor fue el Dr Wilfried Gerhardt , quien ocupó en este tiempo el puesto de jefe de prensa de la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

EL FUTBOL EN CHILE

A fines del siglo pasado el puerto de Valparaíso fue testigo de la génesis del fútbol chileno. El incesante transitar de embarcaciones, le dio la textura que lo convirtió en uno de los puertos más importantes de Sudamérica, status que no sólo trajo mercancías de otras latitudes, sino también la práctica de un deporte que se estaba expandiendo por todo mundo.

Con el nacimiento de los primeros clubes, la sociedad chilena de aquel entonces, vio en el fútbol el deporte apropiado para incentivar la cultura física del pueblo chileno, lo que trajo consigo un fuerte arraigo y expansión del juego.

El territorio chileno, a través de sus 4.200 kilómetros de costas, comienza a impregnarse de la pasión que despierta el nuevo deporte. Los puertos de "Coquimbo, Antofagasta, Iquique, La Serena y Concepción miran hacia el mar esperando rivales y novedades reglamentarias, que a pesar de su difusión por todo el mundo, esta en plena evolución, el Fútbol busca perfiles propios", nos recuerda el libro "Historia Total del Fútbol Chileno".

De esta forma, 33 años después de que en Londres, Inglaterra, se establecieran las primeras normas oficiales, el 19 de junio de 1895 nació la Federación de Fútbol de Chile. La reunión constitutiva se realizó en el Café Pacífico de Valparaíso y asistieron dos comerciantes ingleses y un periodista. Ahí el señor David Scott, se convertía en el primer presidente del fútbol federado en Chile.

Inserción Internacional

Los siguientes pasos se dieron rápidamente. Proliferaron asociaciones a lo largo del país, se disputaron copas y se desarrolló la estructura institucional. Tras esto, el fútbol chileno inició su inserción internacional. En 1910, juega su primer partido de Selección en Buenos Aires, frente a su similar de Argentina, que se impuso por tres goles a uno. Anecdóticamente, los presidentes de Francia y Chile, George Clemenceau y Pedro Montt, respectivamente, se encontraban en las tribunas.

El gran paso se dio en mayo de 1912, cuando se establecen contactos con la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) y se solicita la afiliación a este organismo, la que se formaliza el 30 de diciembre del mismo año.

En el espectro continental, en 1916, junto a Uruguay, Argentina y Brasil, Chile funda la Confederación Sudamericana de Fútbol (C.S.F), ente rector que en la actualidad agrupa a diez naciones de América del Sur y que organiza Torneos a nivel de Clubes y Selecciones. Al mismo tiempo, nacen los Sudamericanos de Fútbol, comienza el rodaje internacional de la Selección Chilena y crece la afición futbolística que valora la dignidad y coraje con que enfrenta los partidos el representativo nacional.

Profesionalización del Fútbol

Así, paulatinamente la práctica del fútbol comienza a profesionalizarse, situación gatillada por un entusiasmo que según los cronistas de la época parece no tener límites y que luego de la participación en la Primera Copa del Mundo ñUruguay 1930- se cristaliza con la Liga Profesional de Fútbol, en 1933.

Las bases del fútbol chileno ya son sólidas. Con el profesionalismo se abre una nueva etapa de mayores exigencias. En el aspecto deportivo se clasifica para la Copa Mundial de Brasil 1950; el Seleccionado Nacional obtiene el segundo lugar en el Sudamericano de 1955 y los clubes profesionales aumentan de ocho a catorce. En el aspecto directivo, el chileno Luis Valenzuela Hermosilla es elegido Presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (1939-1955).

Párrafo a parte merece el llamado Pacto Reestructuración de 1951, en el que se crea la Asociación Central de Fútbol ñen la actualidad Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP)- y la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA). Ambas instituciones, se ponen bajo el mando de la Federación de Fútbol de Chile, matriz que controla el ejercicio del fútbol rentado y amateur en cuanto a inscripción de jugadores y funcionamiento reglamentario de los clubes. Y que actualmente cuenta con una base de futbolistas que representa el 69% de los deportistas federados de Chile, lo que en términos numéricos suma más de un millón de cultores, que se distribuyen desde el extremo norte hasta el territorio antártico.

Resultados Históricos

Posteriormente, en 1958, la F.I.F.A. otorga a Chile la organización de la Copa del Mundo de 1962. El lema íPorque no tenemos nada, queremos hacerlo todoî, refleja el espíritu de los directivos de la época, luego de que el peor terremoto de la historia hundiera al sur de Chile en 1960. Así, encabezados por Carlos Dittborn ñquien también presidió la Confederación Sudamericana de Fútbol (1955-1957)- se enfrentó este gran desafío.

Sin duda el balance de la organización fue exitoso. Los hinchas repletaron los estadios y la Selección Chilena obtuvo el tercer lugar de la competencia que coronó al representativo de Brasil como Bicampeón del Mundo.

En adelante, Chile obtiene dos sub campeonatos a nivel sudamericano (1979 1987) y a nivel mundial clasifica a los mundiales de Inglaterra (1966), Alemania (1974) y España (1982).

Paralelamente, los clubes nacionales compiten activamente en Copa Libertadores de América, torneo reservado para los campeones y subcampeones de Liga. Colo Colo (1973), Unión Española (1975), Cobreloa (1981-1982), fueron los primeros clubes en aspirar al título. Pero no fue posible hasta 1991, cuando Colo Colo se proclamó Campeón de América y consiguió el primer título internacional del fútbol chileno, el que fue seguido de una Copa Interamericana y una Recopa, ambas en el año 1991.

Otro aspirante a la Copa Libertadores fue Universidad Católica, que en 1993 fue sub campeón de América y, posteriormente, campeón Interamericano.

El Fútbol Menor chileno también ha hecho historia, ella se remonta a 1933 con la creación de la Comisión Juvenil Infantil -actual Comisión Nacional Fútbol Joven-, la que tiene la importante labor de organizar competencias para formar a los próximos futbolistas profesionales. Así, los clubes cuentan con divisiones de Fútbol Joven que van desde la Sub 11 hasta la Sub 20, lo que se traduce en una participación de 4.200 niños y jóvenes que intervienen en más mil quinientos partidos al año.

A nivel de selecciones Sub 20 y Sub 17, Chile ha mostrado en los últimos años ser un equipo de nivel mundial. En 1987, en la segunda Copa del Mundo organizada en Chile, el representativo Sub 20 se clasificó como el cuarto mejor equipo del Mundo y luego, en 1993, el seleccionado Sub 17 obtuvo el tercer lugar en el Campeonato Mundial realizado en Japón. Posteriormente, se participó en el Mundial Sub 20 de Qatar (1995) y en el Sub 17 de Egipto (1997).

En el ámbito profesional adulto, el fútbol chileno esta formado por 32 clubes que compiten en dos divisiones de 16 equipos cada una; la Primera División y la Primera División B. Ambas categorías sustentan 2 campeonatos anuales de modalidades diferentes: Campeonato de Apertura, conformado por 4 grupos seleccionados geográficamente; y el Torneo Nacional, que se desarrolla en 30 fechas con partidos de ida y vuelta.

*** Este artículo fue publicado en la página web "La Roja de todos".

Fonos: 638 4968 / 672 9522 Contacto: pvt@adelgace.cl