Terapias Deportivas
Karate

Según el fundador Masutatsu Oyama, "El Karate no es un juego, no es un deporte. Ni si quiera es un sistema de defensa personal. El Karate es un ejercicio mitad físico y mitad espiritual. El karateka que ha dedicado los años necesarios al ejercicio y a la meditación, es una persona tranquila. No le teme a nada. Puede mostrarse calmado dentro de un edificio en llamas."

Según el fundador Masutatsu Oyama, "El Karate no es un juego, no es un deporte. Ni si quiera es un sistema de defensa personal. El Karate es un ejercicio mitad físico y mitad espiritual. El karateka que ha dedicado los años necesarios al ejercicio y a la meditación, es una persona tranquila. No le teme a nada. Puede mostrarse calmado dentro de un edificio en llamas."

No hay que olvidar que las artes marciales orientales siempre han estado ligadas a la religión, y más concretamente al Budismo, siendo una de las misiones principales de éste la unificación entre cuerpo y espíritu.

Además de condicionar al cuerpo y de aumentar la rapidez y la fuerza, el Karate agudiza el estado de alerta de la persona y su comprensión. También imparte tranquilidad y una confianza profunda en las habilidades de uno mismo para enfrentar la vida, logrando una calma profunda y una plena sensación de paz interior.

El Karate se originó en Okinawa (Japón) como un conjunto de técnicas que permitían defenderse sin armas. Luego se transformó en una filosofía de vida gracias al aporte de Funakoshi. Aunque recibió influencia de las artes marciales chinas, el desarrollo fue mayormente okinawense y por ello japonés.

El Karate pasó a ser una forma de vida: Karate-do (do, significa vía o camino). Gichin Funakoshi, combinó las técnicas de Karate con el Budo tradicional (el camino marcial), poniendo así la esencia del Budo dentro de esta Arte Marcial.

Budo significa vía marcial y el ideograma de "bu" está formado por un símbolo chino que significa parar dentro de otro símbolo que representa dos armas (alabardas) cruzadas, dándose a entender que "bu" significa parar la lucha, detener el conflicto.

El nombre Karate está formado por dos ideogramas, uno Kara (vacío) y el otro Te (mano). A través de la práctica del Karate se aprenden técnicas de defensa que no necesitan armas, aparte de las manos, pies u otras partes del cuerpo.

Según las palabras de Funakoshi: "un estudiante de Karate-do debe liberarse de todo pensamiento egoísta y perverso, pues sólo con una conciencia y mente limpia, podrá él, o ella, comprender aquello que recibe".

Otras ideas entregadas por el maestro son las de humildad y suavidad hacia el exterior, lo que implica un vacío interno de soberbia y agresividad.

Karate-do y Karate Budo son mucho más que técnicas de defensa ya que tan importante como la lucha es el desarrollo de la interioridad y la búsqueda de la perfección del carácter, a través del riguroso entrenamiento de las artes marciales "do" o "budo".

Fonos: 638 4968 / 672 9522 Contacto: pvt@adelgace.cl